12.10.13

Castigo


El justo y más dulce castigo a mi impertinencia.

Agradezco tu guía y paciencia Señor
la que has tenido con tu sierva, sin importar los errores cometidos
hay momentos en que me cuesta controlarme Señor, Tú lo sabes
soy de carácter impulsivo y demasiado preguntona
Mi Señor
te agradezco infinitamente el que estés a mi lado
para guiar mi camino
para lograr ser de Ti... totalmente.
Siempre obediente y entregada.
Tuya.

1 comentario:

  1. La mar en calma se agita vigorosamente creando a su paso un tsumani cuando ve tu culo enrojecido por el látigo que te acarició.

    ResponderEliminar