13.10.13

Mi Entrega

La dominación es entrega, unión de cuerpo y alma, es someterse por voluntad y cuidar lo que se te ofrece, así lo veo y lo siento, esto es para ti, lo que me provoca el recordarte, para someter se necesitan dos partes, la que domina convirtiendo la fusta en una caricia y la parte que por voluntad propia se somete y disfruta estar a los pies de quien se entrega, Mi Maestro.

Desde lo profundo de tu sierva.
El placer recién descubierto se ha vuelto una necesidad en mi piel, combinar en mi cuerpo dolor y deseo me hace tocar el cielo, bajaré a la altura de tu sexo, con mis rodillas apoyadas en el piso, la vista en señal de sumisión dirigida a tus pies, en espera de servir a mi Amo.
Ansiosa por recibir el mandato a Tu sierva.
Sometida, con mis brazos a la espalda, las muñecas con un nudo hábil que me las deja inmovilizadas, una mordaza en la boca y tu deseo de castigarme y el mío de recibir tu castigo. en completo estado de trance por estar ante tu presencia me inclino a tus pies y a una orden tuya, después de bajar la mordaza, suavemente deslizo mi lengua por cada uno de tus dedos, lamo y acaricio, chupo... tu mano con firmeza tira de la cadena que va unida a mi collar y me haces levantarme, siempre de rodillas.
Abres tu pantalón y dejas libre tu sexo el cual pasas con suavidad por cada una de mis mejillas, en adoración sutil muevo mi cabeza en señal de satisfacción, aspiro tu aroma y en lento movimiento espero recorras el camino que lo llevará directo a mi boca, al llegar la puntita, humedece mis labios tu deseo y empiezo el vaivén, entrando profundo, lentamente abrazo tu sexo con mis labios y en una caricia entregada mi lengua te recorre, presionando relieves que tu sexo extasiado de deseo eleva para mi placer, entras tranquilo, en armonioso movimiento de caderas, succiono tu sexo, cuando entras... cuando sales... y la presión que mis labios ejercen se vuelve en descontrol para tu cuerpo, disfrutas la caricia que te ofrezco y en un acto de ternura grabas en tu retina el instante placentero en que sucumbes a mi entrega y te haces parte de mi... derramando la miel en mis labios sedientos de tu esencia.
Unión de cuerpo, pero sobre todo de alma contigo Mi Amo.

1 comentario: