18.1.14

De Tu Mano Por Mis Sueños


Anoche soñé, y dentro de mi sueño caminaba de tu mano, segura y sin temor alguno, después de un rato llegamos a una residencia, había gente esperando en el jardín, me puse detrás tuyo, pegué mi frente a tu espalda, un ligero temblor se apoderó de mí mientras me abrazaba a tu cintura, volviste a tomar mi mano y todo temor desapareció, después de unos breves saludos entramos en la estancia, al fondo a la izquierda, unos escalones amplios por los cuales ascendimos con pasos tranquilos, en uno de los descansos pasaste tu mano en mi mejilla y media sonrisa iluminó tu rostro, me sentía segura y confiada, estaba contigo, me sentí feliz.

En una de las habitaciones, justo en el marco de la puerta volví a sentir ese temor que me recorría por dentro, levantaste tu mano hacía mi, la tomé y entré contigo, detuviste tu paso y yo quedé frente a ti, acercaste tu rostro a mi cuello haciéndome temblar de deseo, lentamente me dejé caer delante tuyo, mi cuerpo de rodillas, mi rostro apoyado entre tus piernas, tu mano acariciando mis cabellos, te quise amar, sentir la firmeza de tu sexo, la caricia de tus manos, ver lo profundo de tu mirada, me perdí en ti, como tantas veces lo hago en mis sueños.


Mis manos se deslizaron entre tus prendas y te brindé la más cálida de mis caricias, tus gemidos eran melodía para mi corazón, las contracciones de tu abdomen mi delirio y yo sólo deseaba seguir ofreciéndote mi entrega, mi lengua recorriéndote completamente, entrando y saliendo de mi, saber que llegabas para mi, sentir tus pequeñas pulsaciones en mi lengua y beber de ti, succionando para sacar cada una de tus gotas, me fundí en ti, en mi sueño te demostré todo lo que eres para mi, dueño de mis pensamientos, de mis deseos, mi Señor, el que hace que broten mis sentimientos, pude sentir el aroma de tu piel, tu aliento fresco sobre mi cuerpo, esa mirada poderosa que me pierde y el roce de tus manos expertas que me transportan al cielo cuando me recorren con firmeza.
Hoy estoy sentimental, te he extrañado mucho y a pesar de lo vivido en mi sueño, pasé gran parte de la noche en vela, pero en tu distancia, te sentía cerca.

En momentos ansiosa, en otros paciente, siempre feliz esperando nuestro próximo encuentro mi Señor.
A tus pies mi dulce Amo.

8 comentarios:

  1. Descripción de un momento y un deseo en que la entrega es el centro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La entrega es pertenencia de alma, ahí donde siempre se desea estar.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Un relato magnifico y con una delicadeza exquisita.
    Un amo con una gran sumisa.
    besos

    ResponderEliminar
  3. la verdad es que sí existen sueños tan vívidos como el que placenteramente acabo de leer.

    besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son como un renacimiento del alma
      Un abrazo DRACO

      Eliminar
  4. Gracias Amysu por anidar en mi orilla, ha sido un placer llegar hasta aquí y embriagarme con la calidez de tus sentidas palabras.

    Besos
    hide

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y estancia, eres bienvenida hide.
      Un abrazo.

      Eliminar