13.9.14

Hágase Tu Voluntad

            Si yo pienso...
            Mi Señor, hágase en mí Tu voluntad
            (Conjúgala con la mía)

Estoy diciendo...           
Mi Señor, haz de mí... Tu voluntad           
y de tu voluntad, la mía           

Fusionemos a la par el elixir de la lujuria. ¿Cuestión de táctica?. ¿Estrategia? 

¡NO!
predisposición
complicidad
incontrolado deseo
dicha extrema
¡Entrega absoluta para ti, Amo!

Anhelo convertir mi cuerpo en tu burdel
que mi mente sea manantial nutriendo juegos
quiero ser el destino, fuente inagotable de sumisión

No hay nada más auténtico, que mostrarte mis perversos sueños
y que tú seas la parte activa que haga y deshaga de ellos a capricho

Así pues...
late libre mi corazón
en el vórtice de tu universo.

11 comentarios:

  1. El debe estar muy satisfecho. Eres una sum realmente increible, un ejemplo para las aprendices. Mis besos llenos de calor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Petrus, si, Él está satisfecho.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Tremendo... es la primera palabra que siempre me viene a la cabeza al leerte...
    Una entrega hermosa y profunda la tuya amy!!

    Muchos besinos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Haydeé, eso y más Él se merece.
      Muchos besos

      Eliminar
  3. Simplemente la entrega ya es un tesoro.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. sumisa y a la vez activa, en un mar de opciones donde sólo podría navegar una persona abierta de cuerpo y mente, donde el límite es la única cosa que se busca romper, la imaginación es la esencia vital de toda pareja, la disposición también, sumado a las ganas, el deseo y la lujuria, no importa si es entre dos o entre tres, mientras la complicidad sea el marco de un amor quizás torcido, nada lo detendrá, porque es un amor fuera de este mundo.... maravillosas letras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No queda casi nada que agregar, Luis de Burg, porque lo has definido muy bien, gracias.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Como nos enciendes con tus bellas palabras, provocas nuestros instintos y perversiones. Frente a un deseo de poseerte.
    Besos

    ResponderEliminar